• Síndrome de desgaste por empatía (SDpE)

    Síndrome de desgaste por empatía (SDpE)

    Charles Figley acuñó, en 1995 el término Compassion Fatigue, como Desgaste por Empatía. En inglés, Compassion significa: sentimiento de profunda empatía y pena por otro que está sufriendo, acompañado por un fuerte deseo de aliviar el dolor o resolver sus causas”. Y, tal como resalta Figley, la capacidad de compasión y empatía parece estar en el centro mismo de la capacidad para realizar el trabajo con los consultantes, y al mismo tiempo en la capacidad para ser lastimados por el trabajo ¿Qué es la Compassion Fatigue o Desgaste por Empatía? Son las emociones y conductas naturales resultantes de enterarse de un evento traumático experimentado por un otro significativo (Figley).

    Se caracteriza por tres grupos de síntomas:

    • Reexperimentación
    • Evitación y embotamiento psíquico
    • Hiperactivación o hyperarousal

    El Desgaste por Empatía puede derivar de la exposición a un acontecimiento traumatizante, o a una serie de ellos y puede aparecer súbitamente y sin aviso.

    Evolución del Concepto SDpE

    En 1971, Fligley (2002) comenzó a estudiar las consecuencias de ayudar a gente traumatizada. Realizó entrevistas sucesivas con médicos y enfermeros del ejército de la Corporación Marina norteamericana -afectados por la guerra de Vietnam- y notó que sus memorias de guerra estaban dominadas por sentimientos de culpa y pesar, asociados con no salvar, no ayudar o no poder hacer suficiente por sus pacientes. Dichas pesadas memorias estaban asociadas con muchos problemas psicológicos que serían luego diagnosticados como Desorden de Estrés Post Traumático.

    Cuando, en 1980, se publicó el Manual Estadístico y Diagnóstico de Desórdenes Mentales, se presentó por primera vez el diagnóstico para el Desorden de Estrés Post Traumático -DEPT-. En la descripción del diagnóstico se encontraba la previsión de que alguien cercano a la persona traumada podría desarrollar síntomas similares como consecuencia de un sentimiento de estrés compartido ante la situación. Esto no sólo incluye a los familiares y amigos cercanos de la persona que sufre, sino también aprofesionales inmersos en la ayuda humana. Incluye a todos aquellos que sufren de ésta enfermedad crónica.

    En el año 1980 se incorpora al DSM-III el diagnóstico de Trastorno por Estrés post Traumático (PTSD por sus siglas en inglés). Así reingresa oficialmente en el campo de la psicología y la psiquiatría el trauma psicológico. El Trauma es una realidad permanentemente presente a lo largo de la historia de la humanidad. Y aunque las reacciones psicológicas frente a hechos traumáticos han sido observadas desde hace ya más de un siglo, han caído más de una vez en el olvido. Recién en las últimas dos décadas, sustentado en los movimientos pacifistas y en los movimientos contra la violencia doméstica y sexual, ha crecido el interés en el estudio del Trauma Psicológico, sus consecuencias y su tratamiento.

    Traumatización Vicaria, Estrés Traumático Secundario o Desgaste por Empatía: Estos términos son los que se han venido usando para nombrar el estrés postraumático sufrido por terapeutas, o cualquier otro profesional o trabajador involucrado en el manejo de situaciones altamente estresantes y/o traumatizantes.

    Referencias bibliográficas:

    — http://rpsico.mdp.edu.ar/bitstream/handle/123456789/127/05.pdf?sequence=1

    – Abajo Olivares, F. J. (2006) Moobin. Acoso sexual en el ámbito laboral. Lexis Nexos.
    – Abe, J y Izard, C. (1999) The Developmental Functions of Emotions: an Analysis in terms of Differential Emotions – – Theory. Cognitions and Emotions,13 (5) Aiken, L. (2003) Tests psicológicos. Prentice Hall.
    – Aron, A. y Aron, E. (2001) Estadística para psicología. Prenticer Hall.
    – Becker, Dana (2000) When She Was Bad: Borderline Personality
    – Disorder in a posttraumatic Age. American Journal of Orthopsychiatry. 70, (4)
    – DSM-IV. (1995) Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Masson
    – Glaserman, M. R. (2006) El taller de la familia de origen del terapeuta. En A. Roizblatt. Terapia Familiar y de Pareja: Mediterraneo, Goleman, D (2000).
    – La Inteligencia Emocional. Ed. Vergara
    – Eibl-Eibestfeldt, I. (1993) Biología del comportamiento humano. Alianza.
    – Eisemberg, N. y Strayer, J. comps. (1987). La empatía y su desarrollo. Ed. Desclée de Broker.

    Leave a reply →

Déjanos un comentario!! :)

Cancelar respuesta