• Navidad y fin de año : Depresión ¿Porqué?

    Navidad y fin de año : Depresión ¿Porqué?

    Llega fin de año, comienza el mes de noviembre seguido de diciembre y pareciera que los sentimientos y emociones se dividen de persona a persona, mientras hay aquellos que desde inicios de noviembre comienzan a adornar sus casas, árboles y fachadas, existen otras personas que no ponen ni un ápice de interés en las fiestas decembrinas.

    Muchos podrían preguntarse el porqué algunos mantienen viva la emoción de festejar y otros no, podríamos hacer un análisis multifactorial ya que depende de la religión, de las costumbres, del país en el que vivan, de la situación familiar, social, etc. Se ha observado que un gran número de personas mantienen viva la tradición de las fiestas decembrinas por los hijos, principalmente cuando son pequeños. Ya que algunos padres acostumbran “llamar a Papá Noel”  y por tal motivo llenan la casa de adornos, crean un ambiente navideño que a todo niño le crea esta mágica idea de la navidad. Hay otras personas que por motivos familiares festejan, se reunen grandes familias con muchos hijos, sobrinos, tíos, primos etc. Donde los rangos de edad son desde los 4 años hasta los 45-60. Tal pareciera que aquellas familias pequeñas sin muchos amigos, realizan celebraciones más sombrías y no se mantiene de igual forma vivo el ambiente navideño. Entonces podríamos decir que una de las causas principales de la depresión en épocas navideñas ¿Sea la falta de personas con quien festejar?

    Aunque podría ser una de las más importantes no es la que determina. Si preguntas a una persona que no le motiva la navidad la razón de ello es posible que te hablen del pasado, lo que antes era, lo que antes simbolizaba, las tradiciones de sus padres y de su familia. Pero hay algunos que hacen mención de las personas que ya no están con nosotros para poder festejar como un abuelo, abuela, algún hermano muy querido o simplemente una mascota (que no son tan simples como creemos).

    No es casualidad que no le guste la navidad a alguien, tiene mucho que ver en cómo lo celebra y con quien lo pase, al menos vamos encontrando piezas clave que parecieran ser el factor social. Ahora bien que también está el económico, mucha gente recibe aguinaldos, bonos y uno que otro dinero extra en estas fechas, el cual se utiliza en su mayoría para comprar regalos, preparar la cena, visitar a la familia que vive en otros países o estados o bien para en el mejor de los casos, pagar deudas, sí deudas.

    ¿Es necesario entonces tener dinero en navidad para ser feliz?

    La respuesta real es “NO”, pero lamentablemente vivimos en una sociedad consumista que te meten por las orejas el comprar, el consumir, las tarjetas de crédito se suministran como si fueran vacuna y la gente comienza a endeudarse muchísimo. Es verdad que la gente no piensa a futuro cuando hablamos de que muchos viven el momento y disfrutan lo que pueden de acuerdo a sus capacidades. Sin embargo no siempre lo hacen de acuerdo a sus capacidades y es por ello que se endeudan.

    La cuesta de Enero.

    Es el nombre que reciben en países como España y México el conjunto de subidas de precios, tarifas y tasas que suceden al inicio de cada año,1 y que afectan a la capacidad de compra de los consumidores. Se trata de aumentos de precios en los productos regulados una vez al año, en el mes de enero, a diferencia del resto de bienes y servicios cuyos precios y servicios fluctúan a lo largo del calendario.

    En España, los servicios con precios fijados o regulados por las administraciones como el transporte público, servicio de correos, peajes y tasas administrativas aumentan de precio en este mes. También lo hacen los productos de los llamados sectores estratégicos, como la electricidad, el gas y las telecomunicaciones. También afectarían, si existieran, las subidas de impuestos, al iniciarse el calendario fiscal en el mes de enero.

    Esta situación de reducción del poder adquisitivo no es el único problema económico para las familias en enero, pues ocurre justo después de los tradicionales desembolsos en consumo para las Fiestas de Navidad. En México este es uno de los efectos más fuertes en el mes de enero. El efecto erosionador de la cuesta de enero se ve parcialmente aliviado por el inicio de la temporada de rebajas, en la cual los comerciantes bajan los precios de los productos para dar salida a los que no pudieron vender en las Navidades.

    Sin embargo hay mucha gente que pareciera no tomar en cuenta la cuesta de enero y por lo tanto compran hasta saturar tarjetas de credito, se acaban el aguinaldo antes del cierre de año y han gastado más de lo que pueden ganar y por ende comenzarán el año posiblemente afectados psicologicamente hablando.

    Ahora, no todo tiene que ser familiares que fallecen y deudas para que no me guste la navidad o para sentirse deprimido. Hay personas que no les gustan los villancicos, que no les gustan los colores, el tráfico en las plazas, la cantidad de gente en las calles y eso puede ser una razón muy valida para no ver con un buen ojo a la navidad.

    Sin embargo al hablar de depresión también es ser algo extremista, ya que la depresión es una condición patológica, un trastorno sin una etiología igual en cada persona. Mientras hay algunas personas que pueden mantener un estado anímico triste y que la navidad sea un activador de un episodio depresivo, hay quienes pueden padecer Distímia (que es un tipo de depresión de patrón duradero y estable sin embargo no es una condición de salud) y en épocas decembrinas su condición puede tornarse crónica y decir “Me siento deprimido”.

    Si bien hay muchas causas probables para caer en un episodio depresivo durante fin de año, valdría la pena también hablar de enfermedades que tienen comorbilidad con la depresión como lo son la diabetes. Ha sido comprobado científicamente por estudios realizados en los últimos 5 años por la Asociación Americana de Diabetes, que existe una relación directa entre estos dos temas y aunque no se ha logrado especificar si la diabetes es un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de padecer depresión, o si la depresión es un factor de riesgo que nos predispone a la diabetes. Hoy día sabemos que la relación existe y que hay un gran número de pacientes que sufren de depresión.

    Lo lamentable para nuestro país es las estadísticas (INEGI 2013):

    • A nivel nacional durante 2011, en 9 de cada 100 personas no aseguradas que se realizaron una prueba de diabetes, ésta fue positiva.
    •  Durante 2011, Morelos presenta el mayor número de casos nuevos de diabetes mellitus (655 hombres y 746 mujeres, por cada 100 mil personas de cada sexo).
    • De cada 100 egresos hospitalarios por alguna complicación de diabetes mellitus, 24 son de tipo renal en 2011.
    • La incidencia de diabetes se incrementa con la edad, la población de 60 a 64 años presenta la más alta en 2011 (1 788 por cada 100 mil habitantes del mismo grupo de edad.
    • En México durante 2011, 70 de cada 100 mil personas, murieron por diabetes mellitus.
    • Las defunciones por diabetes se concentran en la de tipo II. En 2011 representaron 62% en mujeres y 61% en varones

    Entonces hay que preocuparnos por comer sano estas fiestas decembrinas… Imaginemos cuantos diabéticos hay solamente en la capital de nuestro país, México encabeza el segundo lugar en obesidad a nivel mundial según datos de la Organización Mundial de la Salud y se cree que para el 2020 tendrémos 25 de cada 100 personas con Diabetes e hipertensión lo cual para la Depresión son datos alarmantes.

    Recientemente estudios del ” Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, más formalmente llamado Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán” hiciéron notar que en promedio la cena navideña por persona es de 2000 kcal. Lo cual nos habla de que mucha gente come en una cena, casi lo que debió comer en un día entero. Aunque no podemos culpar una cena navideña del aumento de peso de las personas en estas fechas, es uno de tantos factores que aumentan otra posible causa : “Las fiestas decembrinas me deprimen porque aumenté de peso”. Pareciera que tiene mucho que ver también cómo comemos en estos días.

    A grandes rasgos no hay una sola causa para hablar de depresión, podemos hablar de personas y de distíntas causas sin embargo el diagnóstico de depresión requiere un análisis profundo por un especialista, lo que en Psicología & Salud Mental te podemos recomendar para estas fiestas decembrinas es: No comer en exceso, convivir con las personas que quieres, si hay alguna persona que ha fallecido y no tienes a tu lado y crees que es un motivo importante para sentirte así, recuerda que nada es para siempre y que cada ruptura o cada pérdida representa un duelo que hay que vivir en el tiempo que tenemos que hacerlo. No permitamos que el fallecimiento de un familiar o una separación amargue agriamente todas tus navidades. No hagas compras innecesarias, compra única y exclusivamente lo necesario. No te endeudes y recuerda la cuesta de enero, porque mucha gente comienza el año sin dinero y con kilos demás, no te conviertas en esa estadística. Haz algo distinto.

    Feliz navidad y feliz fin de año.

    Fuentes:

    http://fmdiabetes.org/estadisticas-diabetes-inegi-2013/

    http://care.diabetesjournals.org/content/24/6/1069.short

     

    Leave a reply →

Déjanos un comentario!! :)

Cancelar respuesta