• ¿Qué le hace el cigarro a tu cerebro?

    ¿Qué le hace el cigarro a tu cerebro?

    Los efectos nocivos del cigarrillo de tabaco en nuestro cuerpo son bastante conocidos. No solo el sistema respiratorio se ve afectado, también el digestivo, además de los conocidos problemas en el metabolismo y las funciones corporales en general. ¿Pero cuánto sabemos sobre los efectos mentales del cigarrillo? ¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando fumamos? Investiguemos un poco al respecto.

    Fumar acelera el proceso de envejecimiento cerebral

    Un nuevo estudio científico publicado en la revista Nature sostiene que el cigarrillo de tabaco deteriora la corteza cerebral en el largo plazo, un proceso que ocurre naturalmente con el envejecimiento, pero se acelera debido al uso prolongado de drogas como la nicotina.

    Los científicos analizaron la estructura cerebral de 504 fumadores separándolos en función de la cantidad de años que habían fumado. También diferenciaron a aquellos que habían abandonado el hábito durante períodos relativamente largos de tiempo y analizaron cómo había variado su corteza cerebral.

    que-le-hace-el-cigarrillo-a-tu-cerebro-01

    Imagen: Las partes amarillas del cerebro muestran las zonas en que los no fumadores tenían la corteza cerebral más gruesa que los fumadores.

    Además de constatar que efectivamente el cigarrillo afecta la estructura cerebral, los científicos hallaron que el abandono del hábito permite que la corteza cerebral se reconstruya. Observaron una relación positiva entre la cantidad de tiempo desde el abandono del cigarrillo y en engrosamiento de la corteza. No obstante, señalan que es un proceso muy largo y que toma aproximadamente 25 años que la corteza cerebral se engrose hasta niveles normales de acuerdo a la edad.

    Otros efectos del tabaco en el cerebro

    El tabaco en cualquiera de sus formas contiene nicotina y esta activa la secreción de adrenalina (epinefrina) en el cerebro. La epinefrina estimula el sistema nervioso central e incrementa la presión sanguínea, respiración y palpitaciones.

    Además, la nicotina también estimula la producción de grandes cantidades de dopamina, una horma vinculada a sensaciones de placer y euforia. Además aumenta el nivel de endorfinas, que también están relacionadas con la sensación de euforia.

    Estos químicos estimulados por la nicotina son los responsables de la adicción al cigarrillo. Ahora bien, lo más grave de todo es que la mayor parte de la nicotina que consume un fumador no proviene del tabaco de forma natural, sino que es puesta artificialmente en los filtros de cigarrillos para aumentar su efecto.

    Por este motivo, una eficaz forma de abandonar el hábito paulatinamente es dejar de consumir cigarrillos producidos industrialmente y pasarse al tabaco armado que, si bien es súmamente dañino, no tiene los agregados químicos de las empresas tabacaleras.

    Fuente

    Leave a reply →

Déjanos un comentario!! :)

Cancelar respuesta